IPC y poder adquisitivo


  • febrero 08, 2016
Comparte :   | | | |

IPC_datalyHabitualmente en los medios de comunicación se presta mucha atención al IPC y poca al poder adquisitivo. El IPC mide los cambios en los precios de un conjunto de productos o cesta de la compra; mientras que el poder adquisitivo es la cantidad de bienes y servicios que se pueden adquirir con una determinada cantidad de dinero. Lo verdaderamente importante es la fluctuación de ambas variables, si lo hacen en el mismo sentido y la misma intensidad o, si por el contrario, lo hacen en distintas direcciones reduciendo la capacidad de compra y haciéndonos más pobres. Esto es lo que ha pasado durante el periodo entre 2007 y 2013.

 

Aunque la evolución del IPC está siendo plana, incluso negativa en algunos momentos, la realidad es que la renta disponible ha caído tanto que nuestro poder adquisitivo ha menguado considerablemente. En la infografía se puede observar que tan solo dos bienes (leche y comunicaciones) se adquieren con menos esfuerzo en 2013 que en 2007, pues en ese periodo el descenso de precios de estos productos ha sido mayor que el descenso de renta disponible.

 

Los precios de la carne de porcino y ovino, y las prendas de vestir de hombre y mujer han descendido (o se han mantenido sin cambios) pero lo han hecho menos que el descenso de la renta, por lo que adquirir estos bienes supone un mayor esfuerzo en 2013 que en 2007.

 

El resto de productos ha incrementado sus precios, lo que sumado al descenso de la renta disponible hace que el esfuerzo para adquirirlos sea mucho mayor que el que indica la evolución de los precios. Destacan la educación universitaria, el transporte urbano, la calefacción, el agua y el alumbrado con incrementos superiores al veinte por ciento, lo que significa que la pérdida de poder adquisitivo (el esfuerzo adicional para adquirirlos) es superior al treinta por ciento.

 

Así que no te engañen: pasa del IPC y que te digan cómo va tu poder adquisitivo.

Deja un comentario