¡Es la deuda, estúpido!


  • febrero 22, 2016
Comparte :   | | | |
Pulsa sobre la imagen para ver la infografía completa

Pulsa sobre la imagen para ver la infografía completa

Bill Clinton ganó sus primeras elecciones presidenciales al grito de ¡Es la economía, estúpido!, frente a la que el patriarca de los Bush poco pudo hacer. Podríamos parafrasear al expresidente norteamericano para tratar el verdadero problema que tiene la economía mundial: la deuda sistémica.
La causa que subyace en la Gran Recesión que se inició en 2007 y que todavía hoy sufrimos (y parece que seguiremos sufriendo por el momento) es el endeudamiento de todos los agentes que intervienen en el sistema económico: individuos, familias, empresas, gobiernos.

 

La infografía que publicó The Money Project a finales de 2015 muestra la magnitud de este hecho. El sistema capitalista necesita crecer constantemente para subsistir, y hace ya muchos decenios que eso solo es posible a través del endeduamiento de los actores que intervienen en él. Nadie quiere renunciar a su nivel de vida, así que todos nos endeudamos para adquirir los bienes y servicios que creemos necesitar. Endeudarse no es malo, solo depende del nivel al que lo hagas. Sin embargo, como se deduce de la infografía de The Money Project, parece que el sistema ha alcanzado unos niveles de endeudamiento que se antojan insostenibles. El sistema se asienta sobre pies de barro, que no son otros que los famosos derivados (productos financieros). ¿Recordáis las famosas hipotecas subprime? Eran un tipo de derivado. La mayor parte del sistema económico/financiero son derivados. Es como un gran timo piramidal; si todos los acreedores empezasen a pedir que les devuelvan su dinero, no habría suficiente en todo el planeta para hacerlo. Es decir, vivimos sobre una gran mentira que hemos creado y que seguimos alimentando. No es por ser pesimista ni asustar a nadie, pero ya sabéis como acaban los timos piramidales ¿no?

 

¿Solución? Hay dos: una buena y una mala. La buena sería no seguir extendiendo el endeudamiento, es decir, no crecer económicamente. Ser consciente de que todo tiene sus limitaciones y que este sistema parece estar llegando al suyo. Sí, eso significa renunciar al consumismo, conformarse con menos, lo que no es incompatible con ser feliz (que nadie se lleve a equívoco). Pero como la solución buena no creo que sea la que vayamos a tomar, hay una segunda solución, pero mala: hacer como si no pasara nada, seguir jugando al timo piramidal y tonto el último.

 

Deja un comentario